Secretos de familia

Introducción

Secretos de Familia es un libro autobiográfico de Graciela Beatriz Cabal, nacida en Buenos Aires en 1939. Graduada en Letras por la UBA, ejerció la docencia, el periodismo y el trabajo editorial.
Este libro trata de develar esos secretos terribles de su familia.
En esta ocasión, presentamos un trabajo acerca de la trayectoria escolar de “Gracielita” (protagonista de la historia). El mismo se realiza para el espacio curricular de Práctica Docente I: Contextos y prácticas educativas, del Instituto Católico Superior, siguiendo como guía ciertas categorías establecidas acerca de como se da el aprendizaje en esta época.
Los objetivos que se plantean son:
* Identificar como influye el contexto social, político, económico y cultural en el ámbito educativo de esta época.
* Analizar la imagen del docente, el lugar que ocupa la familia y las características de los alumnos de esa época.
* Identificar los métodos de enseñanza que se utilizan.
* Analizar las relaciones entre docente-alumno, alumno-alumno.
Con el siguiente trabajo se intentará lograr, además, brindar información y pautas para que luego podamos construir nuestra propia trayectoria escolar.
DATOS BIOGRÁFICOS DE LA AUTORA:
La escritora Graciela Beatriz Cabal, autora de más de cincuenta libros para niños, jóvenes y adultos, nació en Buenos Aires, el 11 de noviembre de 1939. Es maestra normal y egresada en Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Está casada, tiene tres hijos y dos nietos.
Su actividad editorial se inició en el Centro Editor de América Latina, donde fue Secretaria de Redacción de varias colecciones, entre ellas: Nueva Enciclopedia del Mundo Joven; Capítulo, Historia de la Literatura Argentina y Los Grandes Poetas.
Trabajó en el cuidado de ediciones críticas de autores argentinos, la investigación periodística y realizó actividades relacionadas con el teatro y la televisión, destacándose la elaboración de guiones televisivos para programas del ciclo Argentina Secreta, y otros trabajos y seminarios sobre televisión y guiones en distintas provincias y ciudades del interior del país.
Coordinó talleres de la Dirección Nacional del Libro en los programas “Leer es crecer” y “Los autores visitan la escuela”, y en los talleres de lectura “Vamos a leer juntos”, “Las mujeres y la escritura”, “Buenos Aires a Libro Abierto”, “Contemos la Navidad” y otros de la Dirección General de Biblioteca Municipales.
A través de la Secretaría de Cultura de la Nación, de Universidades y Secretarías de Cultura de las provincias realizó numerosos viajes para dictar conferencias, seminarios y talleres y participar en mensas redondas con escritores, docentes y bibliotecarios. Fue invitada a encuentros y congresos internacionales. Los temas que prevalecen en sus seminarios y talleres abordan el sexismo en la literatura, los cuentos de hadas y los medios de comunicación, la imagen de la mujer en los libros de lectura, el proceso creativo, el perfil del lector y la tarea de los mediadores. En todo sus trabajos se advierte la preocupación por la promoción de la lectura y el rol femenino.
En su calidad de Presidenta de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (ALIJA), entre 1993 y 1995, dedicó sus mayores esfuerzos a recorrer el país, trabajando con maestros y bibliotecarios y procurando la difusión de la buena lectura entre niños y jóvenes. Durante su gestión se fundaron más de cuarenta biblitecas escolares.
Como narradora oral, participó en los cuatro Encuentros Internacionales de Narración Oral organizados por la Fundación El Libro; en el Primer Festival Nacional de Narración Oral y en las Primeras Jornadas de Reflexión sobre la Formación del Narrador Contemporáneo, organizados por SERCA en 1998.
Fue cofundadora y codirectora de la revista La Mancha, papeles de literatura infantil y juvenil entre 1996 y 1998. Actualmente, colabora con distintos periódicos y revistas especializadas en literatura y educación.

CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO, ECONÓMICO Y CULTURAL INFLUYENTE EN LA EDUCACIÓN DE ESA ÉPOCA:
El contexto político social en el que se desarrollo la infancia de Graciela fue la época Peronista.
Perón tuvo un gran dominio en la sociedad durante su mandato, y se puede notar como influenciaba en todos los aspectos de la sociedad.
Beatriz, la madre de Gracielita era peronista, en cambio Arturo, su padre era contrera.

“Como soy escritora, la letra me sale fácil: ¡Angelitos, adelante, adelante con fervor, siendo buenos estudiantes, lograremos ser mejor!
Mi papá dice que muy linda la marcha, igualita a la de los radicales…
A mi mamá no le hace gracia lo que dice mi papá porque ella es peronista.
Peronista de Eva, dice mi mamá, porque Evita defiende a las mujeres. Perón también le gusta a mi mamá, pero no tanto como Evita. ¡¿Qué haría Perón sin Evita, nena?!, me dice siempre mi mamá. Y también me dice: ¡Cómo se aman esos dos!.
En cambio mi papá es contrera. Por eso, a pesar de todos sus títulos, nunca lo van a ascender, y de castigo lo van a dejar treinta años al lado de la letrina, oliendo orines. (Mi papá dice así porque el sexto de él justo está pegado al baño de varones).” (Pág. 197)

“Mi papá quiere abrir la Biblioteca para los chicos de todos los grados y también para las personas que pasan por la calle” (Pág. 187)

Como vemos, en aquella época se reprimía a las personas que pensaban diferente.

Los abuelos de Gracielita también son contrerasm pero conservadores, y en esta cita podemos observar como perjudicaba en esta época serlo:

“Antes a mi abuelo lo llamaban El Rey de las Esquinas, porque en cada esquina tenía una casa y ganaba mucha plata con los inquilinos. Pero desde que está Perón, las casas no le sirven (…) Todo el tiempo mis abuelos hablan mal de Perón y de Evita. Y Gran Mamá dice que si Dios y San Patricio le dieran fuerzas, ella misma, con sus propias manos y con el cuchillo grande de la cocina, iría a arrancarlo a Perón del sillón de Rivadavia (…) Cuando hablan mal de Perón, mi abuela y mi abuelo se encierran con llave y hablan bajito, para que no se enteren las sirvientas. Porque si se enteran las sirvientas de que sos contrera van y te denuncian en la Unidad Básica más cercana, y entonces te quedás sin trabajo y te tenés que ir a vivir a Montevideo”. (Pág. 198)

En este sentido observamos también que había que hacer silencio cuando se pensaba diferente, como se muestra en esta cita:

“Gran Mamá me dice que no diga nada en la esceula de que en mi familia hay contreras, y que si alguien me pregunta a mí de qué partido soy, yo diga: Soy de Dios, de mi padre y de mi madre”. (Pág. 198)

Ahora bien, veamos que pensaba Gracielita acerca de la vida política:

“Yo consevadora no soy. Pero no sé bien si soy radical o soy peronista. Lo que sí sé es que Evita me gusta: por los chicos del Riglos, por la Ciudad Infantil, que mi papá no quiere que vaya, y porque en Navidad a los de los conventillos les dan sidra y pan dulce, y en Reyes a los chicos les dan unos juguetes divinos” (Pág. 199)

“Me parece que soy radical. Pero a Evita la quiero como si fuera peronista” (Pág. 199)

Por último afirma:

“No soy ni peronista ni radical. Socialista soy. Y de Evita” (Pág. 206)

Esta última afirmación se debía a que un día en la Plaza Constitución ve un amontamiento de gente y a un hombre que hablaba a los gritos defendiendo a los pobres.

En la época peronista se trataba de convertir a la escuela en la cuna de formación de profesionales. El hecho de que se promovieran las fábricas requería de mano de obra calificada y se apuntó a la escuela para ello. Las mujeres también tendrían acceso a la escuela por la sencilla razón de que se requerían puestos femeninos en fábricas como por ejemplo las textiles.  Se destinaron presupuestos para la construcción de escuelas en todos los departamentos y proliferó la educación llegando a todos los sectores populares. No obstante este hecho estuvo acompañado de una imposición doctrinaria en la cual la figura de Perón como el Mesías aparecía tanto en las instituciones, a través de cuadros y fotografías, como en los libros de textos. Estar en desacuerdo con ello era visto como estar en contra de Perón y eso era un riesgo que a la sociedad popular no le preocupaba pero que sí ponía en tensión a la relación de la escuela, los docentes, profesores y el Gobierno.
Esta tensión venía de varios caminos, el cambio de una educación tradicional a una con fuerte impronta técnica colocaba a las instituciones con un vacío de capacidad operativa, había que revisar y ordenar la enseñanza en ese sentido. Los docentes no tenían una representación ajustada a esa problemática y por lo tanto sus reclamos hacían agua. Esto se terminó de romper cuando el propio gobierno elabora un estatuto docente de corte peronista donde se contemplaban algunos reclamos pero muchos otros quedaban en la nada.
La enseñanza en ese período se caracterizó por ser conductista, el perfil de alumno que se pretendía era el ajustado al aparato productivo. Ordenado, eficiente, funcional. La democratización de la enseñanza presente en el plan Quinquenal del primer período peronista se relacionaba con una escuela para todos, con la posibilidad de acceso a la escuela de aquellos que nunca lo habían tenido. Los objetivos pedagógicos giraban en torno a la enseñanza práctica, al dominio de las normas, los sentimientos y a superación moral. Desarrollo de la historia nacional, del idioma. Además prevalecía el concepto religioso asociado a lo moral en detrimento de la razón. La relación que la escuela tenía con lo social era el trabajo. Esto se daba por ejemplo en la escuela primaria a través del desarrollo de destrezas de los alumnos tanto en el uso de la herramientas como en los diferentes oficios. Ya en el bachillerato, una vez superada la etapa de conocimientos generales, el alumno accedía a la capacitación de dos años en Artes y Oficios. Luego venían las escuelas técnicas de capacitación, perfeccionamiento y especialización. Estas escuelas eran gratuitas para todos los obreros, artesanos o empleados que vivieran de su trabajo. Además las empresas estaban obligadas a cooperar con becas para los tres grados de la enseñanza técnica.

En relación con las formas de ejercer poder de Evita, podemos nombrar sintéticamente:
1. En primer lugar, el de ayuda social. Todo aquello que el Estado no podía ejecutar, relacionado con la ayuda y la asistencia social, estuvo centralizado en Evita. La fundación cubrió las grietas ante la inexistencia de un Ministerio de Bienestar Social y ante un incipiente sistema previsional.
2. En segundo lugar, Eva se convirtió en el punto de contacto entre Perón y los gremios. Escuchaba sus pedidos, mediaba en sus conflictos y reemplazaba a los dirigentes sindicales que le parecían incapaces.
3. En tercer lugar, impulsó el voto femenino que integro a la mujer a la vida cívica y política nacional.
A su vez fue la Presidenta del Partido Peronista Femenino, que sumó al Movimiento Peronista la adhesión militante de millones de mujeres.
Además de estos tres puntos, Evita era el alerta de la estructura impuesta, los ojos y oídos de Perón. Su simple presencia pasó a ser la vanguardia del peronismo, una vigía insobornable y sin pelos en la lengua.
En 1950 ya era una potencia política autónoma, si bien al mismo tiempo permanecía adherida a Perón de manera fanática y obsesiva. Su poder era total; su personalidad, madura y conciente del papel que desempeñaba.

INGRESO DE GRACIELA A LA ESCUELA: “No todo a la primera suele ser perfecto, a veces necesitas un segundo intento”

Cuando el padre de Graciela le comenta que tiene que empezar a ir a la escuela, Gracielita se resiste y le contesta que ella nunca va a ir a la escuela. Entonces el padre le explica que no es una escuela para aprender sino un jardín para jugar, pero no consigue convencerla.
La escuela se llama Mister Dillon. Su padre trabaja ahí por la mañana.
Graciela llora todo el tiempo, y más aún cuando su madre le muestra el delantal a cuadritos, el moño azul y las medias tres cuartos. Para explicar mejor la situación citaremos un fragmento de este libro:

“A los sacudones mi mamá me viste y me mete en un taxi. En el taxi lloro y me revuelco (…) Llegamos a la escuela y yo digo que de ahora en adelante me voy a portar bien, que voy a comer todo, hasta el tomate y el jugo de carne. Entre mi mamá y el señor del taxi, que se volvió malo, me arrancan del taxi. Y entre mi mamá y el portero de la escuela me entran a la escuela. Es feísima la escuela. Y está llena de chicos de delantal a cuadritos con cara de susto y de señoras horribles (…) Mi mamá se quiere ir, yo me tiro al suelo a los alaridos y una señora horrible que habla raro me agarra de los brazos. ¡Mamáaaaaaa!, grito yo. Y los otros chicos empiezan a acordarse de las madres de ellos: ¡Mamá! ¡Mamáaaa!
La señora horrible que no es mi mamá dice que mejor me lleve de vuelta a casa. Mi mamá dice que tengo que quedarme sí o sí, porque soy la hija del director de la mañana. La señora horrible dice que me lleve lo mismo. A los sacudones mi mamá me saca de la escuela, me mete en otro taxi y me lleva a mi casa. A los sacudones me tira en la cuna” (Pág.59)

Cuando el padre llega a la casa, la madre le cuenta lo que había ocurrido. Entonces comienzan a discutir, por que segun él, ella era la culpable por lo mal que la educó a Graciela. Y le avisa que mañana la va a llevar él a la escuela.
Al otro día llega el padre del trabajo, y de la mano lleva a Graciela a tomar un taxi, viajan en silencio. Graciela no llora del susto. LLegan a la escuela, y el padre le cuenta que las maestras hablan en inglés.

“La señora más horrible de todas me lleva a una sala donde hay una mesa larga con chicos alrededor. Encima de la mesa hay papeles y lápices de colores. Pero yo no quiero hacer dibujitos: yo me quiero ir con mi mamá (…) Me pongo a llorar. ¡Mamáaaaaa! ¡Quiero ir con mi mamá! La señora horrible me dice no sé que cosa. Yo grito y pataleo. Los otros chicos me miran y al rato todos gritan y patalean. La señora horrible me agarra de la mano y me dice: ¡A la Dirección! En la Dirección hay un escritorio y una viejita de negro, con rodete y anteojos redondos. Cuando la señora horrible se va, la viejita me dice que me acerque, que no tenga miedo. Yo no tengo miedo. Yo me quiero ir con mi mamá, que está sola. La viejita me dice que me voy a quedar en la escela sí o sí, y que parece mentira, la hija del director… Entonces me acerco al escritorio, agarro un frasco grande de tinta negra, y se lo tiro por la cabeza a la viejita” (Pág. 60)

“Hablaron por teléfono a mi mamá para que vinieran a buscarme y no me trajeran nunca más en la vida (…) Mi papá llega en taxi (…) me agarra de la mano, me mete dentro del taxi (…) Cuando llegamos a mi casa, me pega un chirlo en el culo y me tira en la cuna, con zapatos y todo”

Aquí, mediantes estas citas pudimos observar además de la situación de Graciela, como era ese jardín, que materiales utilizaban, como era la directora y las maestras.

Como Graciela no asiste a la escuela, la madre le enseña a leer y a escribir. El libro que utiliza es Upa, que tiene tapas coloradas y dibujos de muñecos.

GRACIELA ENTRA A LA ESCUELA
“Esta escuela no es como la otra: ésta es divina”

PRIMER GRADO: “La puerta de entrada a la escuela primaria”

INFERIOR:

DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
En primer grado inferior, Graciela tuvo como señorita a Porota, apodo que le habían puesto los chicos porque era petisita como un poroto. Era gritona y estaba soltera.

“La señorita Porota se la pasa gritoneando. Pero no es que no nos quiera: a ella la voz le sale así. Hasta cuando nos llama para darnos un beso nos gritonea” (Pág. 103)

DIDÁCTICA:
“Tengo delantal almidonado,con tablitas, las trenzas con los moños blancos, las medias Carlitos, que son nuevas, y los zapatos marrones con tira y botón. También tengo una valija grande (…) Cargada de cosas llevo la valija: con cuaderno de pajaritos en la tapa y una caja de útiles de dos pisos con holandesas (…) Otra cosa que tengo en la cartera es el diccionario que me regaló mi abuelo (…) Antes de entrar a la escuela mi mamá me compra en el kiosco las galletitas que a mí más me gustan” (Pág. 102)

Además de la valija, la señorita quería que llevaran una bolsita blanca con nombre bordado en hilo azul. Adentro de la bolsita había que poner el vaso para tomar agua, la goma de pegar con su pincel, papel glacé, tijera, y ropa interior.

El libro que utilizaban se llamaba Hermanito.
Empiezan a escribir con tinta y pluma, al principio a Graciela no le era fácil este método entonces la tía le regala un limpiaplumas para que no se le ensucie todo.
Las alumnas que no saben leer, escribir ni contar se sientan detrás. La maestra se lleva a corregir los cuadernos a su casa.

Para que sus alumnas se comportaran como unas señoritas, la maestra le hablaba de los angelitos, veamos en esta cita como lo hacía:

“La Señorita Porota dice que nosotras las niñas tenemos angelitos que nos miran todo el tiempo (…) Cada una tiene un angelito para ella sola, que la protege (…) Nosotras no podemos verlos a los angelitos porque tenemos mal comportamiento y les hacemos orejas a los cuadernos. Pero si somos buenas, buenas, como santas,, algún día los vamos a ver (…) Si nosotras borramos mucho, mojamos el dedo para dar vuelta la página, contestamos a los mayores o jugamos en el recreo a lo machonas, los angelitos lloran” (Pág. 114)

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
Graciela tiene una buena relación con su maestra, ella por ser muy inteligente y aplicada siempre se lleva los mejores elogios.

“Como yo sé leer y soy la mejor alumna, casi siempre la maestra me da la banderita para que la lleve hasta la puerta de la calle. A veces se la da a otro nene la banderita. Entonces a mí me da la cartera de ella, que es una cartera gorda y pesada de tantos lápices y cuadernos que lleva. Yo le digo que tenga cuidado, a ver si se le estropea la columna. Y ella se ríe” (Pág. 103)

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO
Graciela tiene buena relación con sus compañeras, ella se junta con sus amigas a hacer los deberes y jugar, a la madre de Graciela le gusta que las chicas vayan a su casa así las puede cuidar y las madres de sus amigas prefieren eso antes que ensucien su casa. Las amigas de Graciela son:
* Gladys “La gordita”.
* Chiquitina.
* Rodríguez.
* Alfonsín.
* Gennaro.
* Edita.
* Cristini (mejor amiga de Graciela)

Los juegos eran los siguientes:
* Pisa pisuela.
* Martín Pescador.
* Fideo fino.
* Mancha venenosa.
* Mantantiru-Liru-Lá.

SUPERIOR

DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
En primer grado superior, Graciela tuvo como señorita a Lupe, es alta, lleva aros de piedras preciosas, uñas largas y coloradas y siempre va a la peluquería. Está casada.

“Nunca nos gritonea pero en los recreos todos los chicos vamos a darle besos a la Porota” (Pág. 135)

DIDÁCTICA:
Leen cuentos clásicos como por ejemplo, Caperucita, Blancanieves, etc. pero Gracielita ya se los conoce de memoria.
Como es hija del maestro, tiene que usar los útiles de la Cooperadora, para dar el ejemplo.
Los sábados asisten al colegio, con una bolsita azul aparte en la que llevan un delantal azul, un papel de lija, dos trapitos viejos y un limón para limpiar los pupitres.
Este año se preparan para tomar la comunión en la Iglesia Santa Elisa. Las señoritas de catecismo son Fanny (fea pero buena) y Susana (alta, flaca, y alegre) y a veces las ayuda el Padre Colombo. Para poder tomar la comunión tienen que aprender un librito que se llama Catecismo. También ven películas. Y por último se preparan también con otros libros de Vida Espiritual para enteder las cosas que no se entendían en el Catecismo.

“Los libros de Vida Espiritual te dicen cómo hay que hacer para volverse buena. El Catecismo también te lo dice, pero tanto no se entiende porque está lleno de misterios, y porque no tiene dibujitos” (Pág. 155)

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
Graciela tenía una buena relación con Lupe, al igual que Porota siempre la elogiaba, la consideraba un ángel.

“La Señorita Lupe la llama a mi mamá y le dice que yo no soy una niña, soy un ángel, y que cómo se nota que vengo de un hogar modelo. Y a mí me regala un libro que es de segundo <Para Gracielita, la niña ángel que todo lo hace perfecto>, me escribe en el libro.

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO:
Por medio de sus amigas, se entera que los Reyes Magos son los padres, situación que la hace enojar y poner triste. Empieza a tener las primeras nociones sobre sexualidad.

SEGUNDO GRADO: “Bichito de luz”

DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
Enriqueta fue la maestra que tuvo Graciela en segundo grado.

“La señorita de segundo es vieja y medio triste, pero me gusta porque arriba del escritorio tiene un frasco lleno de caramelos, y al primero que termina las oraciones o las cuentas le da uno. Yo, que soy la mejor alumna, me agarro un montón por día, y después no como la comida y mi madre sufre” (Pág. 172)

DIDÁCTICA:
Utilizan el libro bichito de luz el cual incluye poesías. Como se mencionó anteriormente, la señorita usaba el método de recompensa. Realizaban muchas lecturas, aunque la maestra no les permitía a los alumnos llevar “libros de diversión”, sino que les sugería llevar fábulas que dejaran mucha enseñanza.
Cuando iba de visita la inspectora, los alumnos corrían a la biblioteca para que ella pensara que los chicos eran lectores.

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
La maestra tiene en cuenta a Graciela para realizar cualquier tarea siempre porque es la mejor alumna.

“Cuando llega una visita al grado, la señorita me llama a leer en voz alta, porque soy la mejor” (Pág. 185)

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO:
Tiene una nueva amiga, Bichi. En esta etapa juegan a los piratas, van mucho al cine, y principalmente juegan a las estampitas.

TERCER GRADO: “Amor a la patria argentina”
DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
Graciela vuelve a tener a la señorita Porota, y ésta le aclara a sus alumnos que no se hagan ilusiones, que no los va a tratar como a bebitos, y que este año deben estudiar día y noche.

“Todas las madres están contentas porque la señorita Porota es muy exigente y tercero es el grado más difícil” (Pág. 193)

DIDÁCTICA:
El libro de lectura se llama Girasoles. Realizan mapas difíciles y copias largas con letra gótica. El tema que se desarrolla principalmente es el amor a la patria argentina. La maestra les decía:

“La Patria Argentina siempre recibe con los brazos abiertos a todos los hombres de buena voluntad que vienen a habitar el suelo argentino” (Pág. 194)

“La Patria Argentina es la más importante de todas, y la más grande” (Pág. 194)

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
Como explicamos anteriormente, Gracielita tiene una excelente relación con su maestra.

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO:
Dos de sus amigas se cambian de colegio, la gordita y la chiquitina, a una escuela particular.

“Y mi papá dice que los padres están locos: que los chicos de los particulares, y peor si son de monjas o de curas, salen sin saber un carajo. Y que la única que vale es la escuela pública, que creó Sarmiento” (Pág. 193)

Tiene una amiga nueva llamada Manduca que habla en italiano.
Ella y sus amigas crean un club llamado: “Club de los angelitos”

CUARTO GRADO: “Buena porte y buenos modales abren puertas principales”

DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
No menciona el nombre de la maestra de cuarto grado, pero veamos como la describe:

“La señorita de cuarto es la mejor que tuvimos hasta ahora. Nos trata con muy buenos modales, y siempre nos dice por favor, gracias, como si no fuéramos los alumnos” (Pág. 219)

DIDÁCTICA:
“Este año en la carátula no dibujo ni pájaros ni flores ni chicos de la Vida Espiritual: lo dibujo a San Martín, mirando las montañas, arriba de su caballo blanco” (Pág. 218)
A partir de este año solamente tiene compañeras mujeres, los varones van a la tarde.
Deja de haber clases los sábados:
“En la escuela hay revuelo: dicen que no va a haber más clases los sábados. Todas las maestras están contentas y la nuestra también. ¿No es cierto que te gustaría que no hubiera clases los sábados, Gracielita?, me preguntaba la maestra a mí, que estoy sentada en el primer banco. Sí, digo yo con la cabeza, para quedar bien. Pero es mentira. Yo quiero que haya clases los sábados, los domingos y hasta en las vacaciones” (Pág. 226)
Gracielita escribe una obra llamada <La Reina de las Hadas>, como la maestra queda asombrada le pide que la interpreten en el colegio, y así sucedió.

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
Como era costumbre, Graciela también se llevaba bien con esta maestra, la misma la llenaba de elogios como podemos notar en la siguiente cita:
“Terminan las clases y tenemos que llevar los cuadernos cosidos tapa con tapa, forados de azul araña y celofán, y con moño de seda. Estoy muy orgullosa de mis cuadernos, que están llenos de dibujos sin calcar, mapas con tinta dorada y una letra de maestra, inclinada a la derecha, igualita a la de mi papá (…) La señorita revisa mis cuadernos y dice que son una joya, y que los guarde en la caja fuerte para cuando sea viejita y no tenga cosa que hacer que revisar cuadernos y fotos (…) por eso mismo se los va a mostrar a la directora y a la inspectora para que me pongan una felicitación” (Pág. 229)

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO:
sigue la misma relación con sus amigas, pero Bichi se pone muy celosa por todo lo que logra Graciela, entonces decide desquitarse de la siguiente forma:
“La señorita me mira con los ojos muy abiertos y las chicas también y la señorita grita ¡¡BICHI!!. Y Bichi, que hoy está sentada detrás de mí porque le toca, se pone a llorar. ¿Qué pasa? Yo me doy vuelta y veo: mis cuadernos y mi valija y mi moño están llenos de tinta. ¡Fue sin querer te juro!, llora Bichi (…) Después me acerco a Bichi y le digo que ya sé que lo hizo sin querer: ¡Si ella es mi segunda mejor amiga! (…) Vuelvo del recreo largo y sobre mi escritorio hay un papelito: Querida Graciela, lo hice a propósito, perdonáme, Bichi. Y entonces sí, no me importa que me vean, me pongo a llorar en mi banco. En un banco del fondo llora Bichi” (Pág. 230)

QUINTO GRADO: “Empezando a vivir nuevos cambios”
En esta época se implementa el voto femenino.
DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
La maestra de quinto grado es Enriqueta a quien ya había tenido en segundo grado.
“Pero ahora no nos da caramelos y está más nerviosa porque se va a jubilar” (Pág. 234).

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
Enriqueta se pone muy celosa de la maestra del otro quinto grado, la señorita de Raña.
“La señorita Enriqueta dice que si continuamos así ella renuncia a su cargo. Y que es muy triste llegar a cierta altura de la vida para tener que tolerar tantas humillaciones y desprecios. Y que ella se merecía otro pago después de una vida dedicada a la infancia argentina. Y que a nosotras nos agarró bien fuerte la edad del pavo. De rabia lo dice, porque todo eltiempo nosotras la pasamos hablando con la Señora de Raña” (Pág. 243)

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO:
Graciela y sus amigas comienzan a sentir cambios en su cuerpo porque están empezando la etapa de pubertad, también comienzan a hablar de sexualidad.
Juegan a ser actrices de televisión y al juego de la botella.

SEXTO GRADO: “El fin de la etapa primaria”
DESCRIPCIÓN DEL DOCENTE:
La maestra que da clases en sexto se llama Catalina, y es enferma de los nervios.

DIDÁCTICA:
Los libros que utlizan son: La razón de mi vida (escrito por Evita) y Platero y yo (una joya de la literatura universal).
“Ahora no me gusta Platero y yo”, porque tengo que buscar todos los sustantivos y separar los concretos de los abstractos” (Pág. 258)
Como esta es la época en la que muere Evita, se obliga a hacer un altar en todas las instituciones educativas, y la dibujan en el cuaderno.

RELACIÓN DOCENTE-ALUMNO:
No tiene muy buena relación con su maestra, ya que considera que es una persona rara y nerviosa.
“Es el día del maestro. Entre todas las chicas le compramos una orquídea en caja de vidrio a la señorita. Carísima nos salió, y está preciosa con sus gotitas de agua. La señorita se pone muy contenta y die que no nos hubiéramos molestado, que ella no necesita ninguna recompensa porque sólo cumple con su deber y porque todo lo hae por amor. Y que hiciéramosextensivo a nuestros padres el agradecimiento. Ya falta poco para irnos. Hay abrullo y nadie le lleva el apunte a lo de los husos horarios que está explicando la señorita. Entonces ella para de hablar, se queda un rato quieta, abre la ventna y tira la orquídea con caja y todo a la calle. Después se apoya contra la pared y dice que ya que estamos apuradas por salir, que salgamos nomás” (Pág. 263)

RELACIÓN ALUMNO-ALUMNO:
Siguen los cambios corporales tanto en ella, como en sus amigas. Están comenzando a madurar.

ACTO FINAL: Graciela es la encargada de escribir y leer el discurso.

CONLUSIÓN:
Con la lectura de este libro, logré conocer como el contexto político influenciaba de manera importante en toda la sociedad.

Además podemos notar el cambio que sufrió la imagen de la maestra, en la época de la escritora lo que decía la señorita era “sagrado”(es decir que todo lo que ella decía debía ser así) y la familia no se oponía,en cambio en este ultimo tiempo la imagen del docente cambió y las familias contradicen constantemente al maestro.

También pudimos observar los métodos de enseñanza y los recursos que se utilizaban en esta época, además de las relaciones que se daban dentro del ámbito educativo.

Este trabajo fue positivo y de gran ayuda ya que me permitió recordar y revivir momentos de mi primaria y me servirá de guía para el momento en que tenga que escribir mi propia trayectoria escolar.

BIBLIOGRAFÍA:
Graciela Cabal (1995). Secretos de Familia. Editorial sudamericana de bolsillo.
http://www.imaginaria.com.ar00/5/cabal.htm
http://www.me.gov.ar/efeme/evaperon/index.html
http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/7776871/Educacion-Argentina_-Peron–Dictadura.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s